Subscripción electrónica

martes, 11 de abril de 2017

SIRIA: Ellos ponen las bombas; los pueblos, los muertos y los refugiados


Siria es el territorio donde varios países dirimen desde hace siete años sus apetencias geoestratégicas por vía militar. Un conflicto interno, que derivó en la intervención abierta de Estados Unidos, apoyado por sus aliados y varios países árabes. Su argumento: frenar el avance del Daesh, el islamismo extremista que aprovechando el caos originado por la intervención en Irak ocupa parte del territorio de ese país y también se extiende en Siria.

Pero EEUU también armó a varios de los grupos rebeldes sirios y les dio apoyo logístico. Por su parte Rusia, intervino con el doble propósito de combatir al Daesh pero también a los rebeldes sirios. De una manera directa también lo hace Turquía, a quien le interesa frenar el avance de los kurdos en la región y de paso, facilitar la caída del gobierno sirio de Al Assad. Y de otras formas, abiertas o encubiertas, también se implican Irán a favor de Siria, y Arabia Saudita en contra.




En definitiva, el panorama internacional es bastante inquietante. Gobiernos incapaces que carecen de proyectos coherentes, burocracias incompetentes, incidencia devastadora de los grupos de poder económico y financiero y las grandes transnacionales, todos velando exclusivamente por sus propios intereses. Y en la Casa Blanca un personaje que parece salido de una película de ciencia ficción o de terror. Un millonario que un día decidió apostar por la presidencia de los Estados Unidos, y ganó. Para llegar apeló a la demagogia y a la mentira. Si el Congreso o el propio pueblo movilizado no lo detienen, su gestión puede ser catastrófica, no solo para quienes le votaron sino para la humanidad. Será decisivo que las organizaciones sociales, los movimientos o corrientes populares, todas las fuerzas progresistas del planeta tomen posición activa en defensa de la vida, de la justicia, de los derechos humanos y de la libertad. No es una opción. Es la ruta imprescindible para la humanidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario