Subscripción electrónica

martes, 11 de abril de 2017

TURQUIA: Los presos políticos kurdos se niegan a desaparecer



La cacería desatada por el gobierno del presidente turco Recep Tayyip Erdogan no sólo golpea en las calles, sino que también lacera en las cárceles del país, donde cientos de presos políticos kurdos sufren diariamente vejámenes y violaciones a los derechos humanos más básicos.




Desde febrero, al menos cien prisioneras y prisioneros kurdos en las cárceles de Izmir, Edirne, Sincan, Sirnak, Urfa y Van encabezan una huelga de hambre, a la que el viernes se sumó Selahattin Demirtaş, co-presidente del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), detenido en noviembre de 2016 junto a otros diez diputados de su organización.
La medida de fuerza, que ya lleva más de 40 días, es para que el Ministerio turco de Justicia resuelva “estos graves problemas que son de su propio ámbito de responsabilidad”, indicó el diputado electo

En Informe urgente sobre los prisioneros políticos en huelga de hambre, presentado el miércoles pasado, se pueden ver los hechos de extrema gravedad por la que pasan las presas y los presos políticos. Aunque no hay cifras oficiales, se calcula que en la actualidad hay 17 mil detenidos kurdos por razones políticas en Turquía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario