Subscripción electrónica

sábado, 12 de agosto de 2017

ARGENTINA: Las claves detrás del conflicto bananero argentino


La banana es la fruta tropical más consumida del planeta y su volumen de producción sólo es superado por el trigo, el maíz y el arroz. Crece en climas cálidos, húmedos, por lo general subtropicales, pero también en climas áridos. En nuestro país, la producción comercial se sitúa en áreas con baja probabilidad de heladas: el NEA (provincia de Formosa) y la región NOA (provincias de Salta y Jujuy). En Formosa, la mayor zona productiva se encuentra en la localidad de Laguna Naineck y alrededores, abarcando parte del departamento de Pilagás. En la provincia de Salta los cultivos se localizan en Orán y San Martín, mientras que en Jujuy se realizan principalmente en el departamento de Ledesma.

Datos del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) indican que la producción nacional alcanza las 5.400 hectáreas (donde se generan 105 mil toneladas anuales de banana). Salta cuenta con el 66.2% de la elaboración total; Jujuy aporta un 6.2% y Formosa, 27.2%.



Si bien la superficie trabajada tuvo un fuerte crecimiento durante la década del sesenta, en los últimos años este número descendió precipitadamente a partir del ingreso de fruta ecuatoriana, boliviana y paraguaya. Un ejemplo representativo de esto lo da Formosa, quien en 1960 alcanzó el número de 7.500 hectáreas producidas, las cuales se vieron reducidas a unas 1.500 ha. en la actualidad.

Pero además de este factor, es importante destacar que la producción de banana en el norte de nuestro país se encuentra dividida entre pequeños y mediados productores, quienes poseen numerosas dificultades para adaptarse a los cambios técnicos. Su realidad señala un contexto de difícil acceso a la información técnica y créditos para modernización, mientras que los mercados demandan cada vez más cantidad y calidad. Los bajos niveles de utilización tecnológica colocan a la región en una situación de desventaja frente a los principales países exportadores, donde, a diferencia de la producción local, las compañías trasnacionales controlan la elaboración y comercialización del producto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario