Subscripción electrónica

viernes, 22 de abril de 2016

ECUADOR: LA SOLIDARIDAD INCLUYENTE Y DESDE ABAJO. Por Napoleón Saltos Galarza



Otra vez la potencia de la naturaleza interrumpe el tiempo social. Y entonces, los esfuerzos por controlar el tiempo y las energías sociales desde el Estado muestran su impotencia, su frontera. Y regresa la fuerza capaz de devolver a los sufrientes el discernimiento de lo humano: la solidaridad desde abajo, desde los iguales.
No estuvimos preparados para el desastre. Ni siquiera para la información. Todos fuimos sorprendidos por dos minutos de temblor de la tierra. Pudimos marcar el tiempo cronológico: el sábado 16 de abril, a las 18:58 un terremoto de magnitud 7.8 en la escala de Richter sacudió el Litoral del Ecuador, el epicentro fue a 17 kilómetros de Pedernales y a 10 kilómetros de profundidad. Manabí es la provincia más afectada.
No estuvimos preparados. Y no de ahora, sino desde atrás. No tenemos una cultura de armonía con la naturaleza. Las construcciones más afectadas son las modernas edificaciones, el cemento armado de las casas, el pavimento de las carreteras. No tenemos una política previsiva de construcciones antisísmicas, aunque sabemos que estamos sobre el Cordón de Fuego, en la frontera de la Plataforma de Nazca y la Plataforma Continental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario