Subscripción electrónica

divendres, 5 de juny de 2020

Colombia. Como en la conquista, la peste mata más al oprimido


Ahora los contagios de Covid-19 aumentan diariamente cerca de 2.000 por día y las Unidades de Cuidado Intensivo (UCI) están saturándose; sin embargo, el Gobierno prioriza los negocios sobre la vida y se lanza a una supuesta reactivación económica.

El Covid-19 avanza inexorable en América Latina, donde se registran más de 640.000 casos y 35.000 muertos; Michael Ryan, Director del Programa de Emergencias Sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), afirmó que “en América Latina hay un considerable aumento, lo que convierte a esta región en ‘nuevo epicentro’ de la pandemia del Covid-19” [1].




Flexibilizar la cuarentena agrava la pandemia

En Colombia el Covid-19 ha llegado a los 29.383 casos y 939 muertos, está presente en 29 de los 32 departamentos del país, las zonas más afectadas son Bogotá con 9.969 casos, Atlántico con 3.929, Valle del Cauca con 3.471, Bolívar con 3.192, Amazonas con 1.847 y Nariño con 1.102 [2].

Desde que el Gobierno decretó la flexibilización de la cuarentena las cifras de contagio se han disparado vertiginosamente, cada 15 días se duplican los casos de contagios y los fallecidos se incrementaron en un 60 por ciento [3].

A los indígenas los mata el Covid-19 y el hambre




Covid-19. Multimillonarios se enriquecen con la pandemia


El patrimonio neto de los multimillonarios estadounidenses se incrementó en 434 mil millones de dólares. La mitad del mercado mundial de producción y venta de medicamentos está controlada por 15 multinacionales que imponen precios en función de sus utilidades

Más de 600 multimillonarios norteamericanos se hicieron mucho más ricos a medida que las acciones tecnológicas aumentaron, mientras el mundo permanecía en confinamiento, durante los tres meses comprendidos de la etapa más crítica del combate contra el coronavirus. La tendencia se mantiene entre las multinacionales de capital diferente al norteamericano, y entre ellas sobresalen los pingues negocios de la industria farmacéutica, con el consorcio Bayer-Monsanto a la cabeza.




Un informe en este sentido fue revelado el pasado 21 de mayo por la revista Forbes, que hace seguimiento a los grandes capitales en el mundo. De acuerdo al estudio, entre el 18 de marzo el 18 de mayo, el patrimonio neto de los multimillonarios norteamericanos se incrementó en 434.000 millones de dólares, mientras al mismo tiempo crecían la pobreza, el desempleo, y la gente moría en los hospitales de la nación del norte.

La fortuna de los multimillonarios norteamericanos aumentó en un 15 por ciento en ese lapso, con los directores ejecutivos de Amazon, Jeff Bezos, y de Facebook, Mark Zuckerberg a la cabeza. La fortuna persona de Bezos creció más de un 30 por ciento, incrementándose en 147.600 millones de dólares, mientras que la de Zuckerberg aumentó en un 45 por ciento, con 80.000 millones en utilidades adicionales.

México. AMLO: «banderazo» a las obras del megaproyecto del Tren Maya en Península de Yucatán


Este lunes, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dio el «banderazo» a las obras del megaproyecto del Tren Maya en la Península de Yucatán, a pesar de la oposición de las comunidades indígenas y del semáforo rojo por la emergencia sanitaria ante la pandemia de coronavirus.

En una misiva dirigida a AMLO, la Asamblea de Defensores del Territorio Maya Múuch’ Xíinbal criticó que el mandatario visitara la Península para «cortar el listón festivo de una nueva ilegalidad en tiempos de pandemia, muerte y luto», pues el megaproyecto no contó con la aprobación de las comunidades mayas que se verán afectadas por su construcción y operación en sus territorios.




«Usted quedará marcado en la historia como el presidente del tren que asesinó al pueblo maya, que ha engañado a su pueblo con discursos y en la práctica, imponiendo proyectos extractivistas que sólo enriquecen al gran capital y no responden a las reales necesidades de este digno pueblo», señaló Múuch’ Xíinbal.

Ante la amenaza que representa el Tren Maya y el inicio de las obras con la pandemia aún latente, la Asamblea aseguró en la misiva que continuará con la defensa del territorio y la cultura maya con los recursos que tengan al alcance, entre los que se encuentra la lucha jurídica en instancias nacionales e internacionales.

Brasil. Gana fuerza la campaña #Somos70porcento contra Bolsonaro y su gobierno


En los últimos tres días, las manifestaciones en defensa de la democracia y contra el gobierno de un Jair Bolsonaro sin partido, se han intensificado.

Las movilizaciones ocuparon las calles y las redes, criticando al gobierno, especialmente durante la nueva pandemia de coronavirus, y las amenazas a las instituciones democráticas del país.

Entre las movilizaciones, el movimiento # Somos70porcento, liderado por el economista Eduardo Moreira, ganó impulso y apoyo popular desde el sábado 30 de mayo, el día antes de que las hinchadas de varios equipos de fútbol se manifestaran en favor de la democracia, tomando las calles de São Paulo, Río de Janeiro y Puerto Alegre.




El hashtag, que se convirtió en el tercer tema más comentado en Twitter, se refiere al porcentaje de brasileños que consideran que el gobierno de Bolsonaro es malo, muy malo o regular, según una encuesta publicada recientemente por Datafolha.

La idea de la campaña es «hacer caer la ficha», como Moreira definió en una entrevista con Brasil de Fato, ya que los partidarios de Bolsonaro son una minoría, alcanzando solo el 30%.

Tras leer la encuesta pensé: «Estás permitiendo que el 30% actúe como si fueran 70, y nosotros, que tenemos 70, actuamos como si tuviéramos 30. Somos más del doble, somos una gran mayoría en un régimen verdaderamente democrático, somos los que tomamos las decisiones. Somos 70% ”, declaró el economista sobre el momento en que coemzó la campaña.

Los residuos nucleares no tienen solución, ni la tendrán


Un problema esencial de la energía nuclear, el de los residuos, implica la gestión de cientos de miles de toneladas producidas anualmente y que seguirán siendo radioactivas durante cientos de miles de años. Esta realidad nos obliga a considerar las dificultades insalvables de librarnos de esta imposición a las generaciones futuras, algo escondido por los principales medios de comunicación y portavoces de la industria nuclear.

De todos es sabido que el principal problema de esa forma tan complicada de hervir agua para producir electricidad (famosa frase de Einstein) son los residuos de alta actividad. Es decir, el combustible gastado de las CN, principalmente. Se trata de núcleos radiactivos que desaparecieron de la Tierra antes de que apareciese la vida y que nunca debieron volver a existir en las enormes cantidades que existen, por culpa de los reactores nucleares. Lo que intentan los artículos mencionados no es más que una nueva suerte de negacionismo, enfocado al mantenimiento de la industria nuclear.




No es casual que esa industria deje un legado mortal para la eternidad, ya que nació con el objetivo de abaratar el coste de fabricación de la bomba atómica. Para fabricar armamento nuclear en grandes cantidades es necesario todo un proceso industrial, desde la minería hasta el enriquecimiento, que hubiera sido absolutamente inviable desde el punto de vista económico por sí solo. Para eso se concibieron las CN, para utilizar el producto final del proceso en la producción de electricidad y, con los beneficios de esta, financiar los gastos. Era la forma de hacer rentable la fabricación a escala de bombas de uranio-235, como la de Hiroshima. Además se obtenía un beneficio añadido: la obtención de plutonio-239 suficiente para la fabricación de bombas de Pu-239, como la de Nagasaki. Este es precisamente el residuo que se extrae del reactor cuando el combustible se ha gastado.

De todos es sabido que el principal problema de esa forma tan complicada de hervir agua para producir electricidad (famosa frase de Einstein) son los residuos de alta actividad.

 Por eso la única solución viable que se plantean los gobiernos que han permitido la existencia de reactores nucleares en su territorio es enterrar los residuos de alta actividad.

Barrer bajo la alfombra sigue siendo la única solución realista.

dijous, 4 de juny de 2020

El Gobierno aprueba la estrategia de economía circular para reducir la generación de residuos


El Consejo de Ministros ha dado luz verde hoy a la Estrategia Española de Economía Circular “España Circular 2030” que permitirá reducir en un 30 % el consumo nacional de materiales y recortar un 15 % la generación de residuos respecto a 2010. También se ha aprobado el anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados que abordará el reto de los plásticos de un solo uso, y un real decreto para la trazabilidad y el control de los traslados de residuos.

Se estima que España necesita más de dos veces y media su superficie para abastecer las necesidades de su economía. Además de los impactos ambientales que esto comporta, los datos demuestran la ineficiencia del modelo y la dependencia agravada del exterior, que hacen a la economía más dependiente y vulnerable y menos competitiva.


La estrategia de economía circular pretende alcanzar una economía sostenible en España.

El objetivo de “España Circular 2030” es sentar las bases para superar esta economía lineal e impulsar un nuevo modelo de producción y consumo en el que el valor de productos, materiales y recursos se mantengan en la economía durante el mayor tiempo posible; en el que se minimice la generación de residuos y se aprovechen al máximo aquellos cuya generación no se haya podido evitar.

A lo largo de esta década, la Estrategia Española de Economía Circular, aprobada hoy en el Consejo de Ministros, permitirá, entre otros, reducir en un 30 % el consumo nacional de materiales, mejorar un 10 % la eficiencia en el uso del agua y recortar un 15 % la generación de residuos respecto a 2010. De este modo, las emisiones de gases de efecto invernadero del sector residuos se situarán por debajo de los 10 millones de toneladas en 2030.


Además, se reducirá la generación de residuos de alimentos en toda cadena alimentaria: 50 % de reducción per cápita a nivel de hogar y consumo minorista; y un 20 % en las cadenas de producción y suministro a partir del año 2020, contribuyendo así a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)




José Esquinas: “La pandemia es que entre 30.000 y 40.000 personas mueran de hambre al día”


José Esquinas (Ciudad Real, 1945) es un científico de memoria tan prodigiosa como su carrera, dedicada a la investigación y a la concienciación sobre alimentación sostenible. Hijo y nieto de agricultores, Ingeniero Agrónomo, doctor en Genética, Máster en Horticultura por la Universidad de California y humanista gracias a décadas de investigación, reflexión y experiencia, dedicó 30 años a la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación, lo que le permitió recorrer más de 120 países y profundizar en las razones menos conocidas que llevan a la pésima distribución de alimentos que provoca decenas de miles de muertes al día pese a la sobreexplotación de los recursos del planeta.



Ese exhaustivo conocimiento es el que le permite denunciar con conocimiento de causa los desmanes de la agroindustria, las incoherencias y la inmoralidad de un sistema económico destinado al enriquecimiento ilimitado de unos pocos y a la insostenibilidad de un medio ambiente más frágil que nunca debido a la arrogancia humana, que pretende someter a la Naturaleza. Ha sido presidente del Comité de la FAO sobre Ética en la Alimentación y la Agricultura, puesto que le permitió profundizar en temas como la biodiversidad agrícola, la justicia distributiva, la contaminación del medio ambiente y la volatilidad de los precios de los alimentos.

seguir leyendo en lamarea

Denuncian a España ante la ONU por violar los derechos humanos de las temporeras de la fresa en la pandemia


Un total de ocho organizaciones han remitido este martes una comunicación urgente a diferentes organismos de Naciones Unidas para alertar sobre la grave vulneración de derechos que sufren las temporeras marroquíes que recogen los frutos rojos de los campos de Huelva.

La denuncia advierte que la pandemia de la covid-19 ha expuesto a estas trabajadoras a nuevas formas de explotación "debido a la falta de mano de obra por el cierre de fronteras, así como a una mayor impunidad en los casos de violencia, especialmente la violencia sexual, debido alas mayores dificultades de acceso a la sanidad y a la justicia". Esta temporada tan sólo unas 4.000 mujeres han llegado a Huelva y más de 10.000 se han quedado en Marruecos debido al cierre de fronteras por la covid-19.


Temporeras marroquíes de la fresa


Además, las organizaciones denuncian las condiciones de trabajo que están sufriendo: sin distancia de seguridad ni mascarillas, compartiendo viviendas que en ocasiones son contenedores de obra sin ventilación y con baños alejados y sin agua potable. 

Estas nuevas violaciones de derechos vienen a agravar la ya tremenda vulnerabilidad y desprotección en la que se encontraba este colectivo antes de la pandemia y que se ha hecho visible en los medios de comunicación desde hace un par de años y algunos de cuyos casos fueron denunciados a los juzgados, con resultados inciertos. 

"Lo que pedimos a estos organismos es que emitan una declaración conjunta dirigida a las autoridades competentes en España y en Marruecos y a las empresas implicadas para que tomen medidas eficaces que aseguren el respeto de los derechos de las temporeras marroquíes y otras personas trabajadoras migrantes en Huelva", explica a Público Aintzane Márquez, abogada de Women's Link Worldwide, organización que ha liderado la demanda


El asesinato, las protestas, la represión, las presidenciales: Dondald Trump en su laberinto


La violencia que se desencadenó en unas 150 ciudades a lo largo y ancho de Estados Unidos tras el asesinato del afroestadounidense  George Floyd, no es solo un reto para el presidente Donald Trump sino también para el Joe Biden, su contricante en las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Este último estallido motivado por las políticas raciales que se aplican en el país, hace que la próxima campaña presidencial pueda ser potencialmente una de las más explosivas de la historia. Nadie olvida el video viralizado donde se ve a Floy tratando desesperadamente de respirar mientras un policía blanco, Derek Chauvin, le clavaba la rodilla en el cuello contra el suelo.




Trump elevó la presión sobre los gobernadores tras una semana de disturbios provocados por la muerte de George Floyd al exigir el martes que Nueva York llame a la Guardia Nacional a reprimir a los “malvivientes y perdedores”.  “NYC, llama a la Guardia Nacional», tuiteó. “Los malvivientes y perdedores te están destrozando. ¡Actúa rápido! No cometas el mismo error horrible y fatal que cometiste con hogares de ancianos”.

En Nueva York el lunes por la noche la gente rompió escaparates de tiendas cerca del Rockefeller Center y derribaron la puerta de la tienda departamental Macy’s a pesar del toque de queda, el primero que declara la ciudad en décadas. La policía detuvo a unas 700 personas e informó que varios agentes resultaron heridos.

Veintinueve estados han convocado a más de 20 mil efectivos de la Guardia Nacional para reprimir los disturbios, pero Nueva York no es uno de ellos. De Blasio ha dicho que no quiere la Guardia Nacional, y el gobernador Andrew Cuomo dijo que no la enviará a la ciudad si el alcalde no lo quiere.

El color de piel en estados Unidos es motivo de sospecha y asesinato. El alcalde de Minneapolis, Jacob Fray consideró que «ser negro en Estados Unidos no debería ser una sentencia de muerte», pero lo es. Según el Movimiento de base Malcolm X, una mujer, hombre o niño negro es asesinado extrajudicialmente en EEUU cada 28 horas.

La ciencia rehén o cómplice de un mismo virus, el capitalismo


El ser humano podría parecer una especie privilegiada, favorecida por la evolución tras años de errores adaptativos y que aparenta haber adquirido el máximo perfeccionamiento al que pueda aspirar un ser vivo. Por un lado, ha llegado al extremo de poder modificar a voluntad las condiciones en casi cualquier rincón del planeta para adaptarlo a sus necesidades, demostrando así su control sobre el ambiente.

Los humanos hemos convertido desiertos en zonas habitables, se han explotado bosques y selvas enteras para extraer recursos materiales y energías y han domesticado especie animales y vegetales para poder alimentarse de ellos. Pero también ha hecho lo inverso y se puede decir sin ninguna duda que es la única especie que puede transformarse en su no-ser. Es decir, se puede deshumanizar a sí misma.




Por el otro lado, el ser humano se ha adentrado en el siglo XXI en una nueva era en la que es capaz de actuar sobre la biología del resto de las especies. Con ello no solo ha alterado su evolución y adaptación, sino que todos aquellos organismos que le rodean y conforman la biosfera en su conjunto, desarrollando así un control sobre sus genes y la forma en la que manifiestan.

Sin ir más lejos los humanos han creado vacunas a partir de virus y bacterias existentes que ahora le protegen de las enfermedades que provocaban ellos mismos. Además de diseñar y modificar variedades de alimentos proporcionando vitaminas que inicialmente estaban desprovistas.

Para llevar a cabo estas hazañas el cerebro ha sido el estandarte con el que vencer cualquier obstáculo que pudiera interponerse en su camino y la tecnología, su mejor aliada en este empeño.

dimecres, 3 de juny de 2020

Las redes se vuelcan con los movimientos #BlackLivesMatter y #BlackOutTuesday para denunciar el racismo


En las últimas horas, y a raíz de las protestas tras la muerte de George Floyd a manos de un policía en Estados Unidos, han surgido en redes dos movimientos #BlackLivesMatter y #BlackOutTuesday, en los que perfiles destacados de Twitter e Instagram como actores y actrices, presentadoras y presentadores, rostros conocidos del mundo del deporte, cantantes, marcas... animan a los usuarios a unirse a ellos a no publicar contenidos propios y a usar sus redes para dar voz a todo lo que está sucediendo.




Las redes se han llenado de centenares de imágenes en negro de perfiles que anuncian que cesan la actividad durante el día de hoy; mensajes de apoyo; frases de Nelson Mandela, Malcolm X, Margaret Atwood o Martin Luther King; vídeos de las protestas, convocaciones de manifestaciones, firmas, peticiones o denuncias de la violencia policial cargada contra los ciudadanos negros en Estados Unidos.

En España, #BlackOutTuesday se ha convertido en el primer trending topic en Twitter, mientras que las historias y feeds de Instagram se han llenado de #BlackLivesMatter




Increiblemente, los árboles podrían estar calentando el Ártico



El Ártico es uno de los lugares de calentamiento más rápido del planeta, y los científicos aún no están completamente seguros de por qué. Derretir nieve y hielo puede estar acelerando el calentamiento. Los cambios en la circulación atmosférica podrían estar jugando un papel importante. Muchos factores podrían estar influyendo en las temperaturas de la región, que están aumentando al menos el doble de rápido que el resto del mundo.

Ahora, los científicos piensan que pueden haber descubierto una pieza adicional del rompecabezas. Resulta que las plantas pueden tener una influencia inesperada en el calentamiento global.
A medida que los niveles de dióxido de carbono aumentan en la atmósfera, las plantas se vuelven más eficientes para llevar a cabo la fotosíntesis y otras funciones básicas de la vida. Y a menudo pueden ahorrar más agua en el proceso.




El agua que las plantas intercambian con el aire ayuda a enfriar las temperaturas locales. Cuando pierden menos agua, su entorno comienza a calentarse.
Un estudio publicado el mes pasado en Nature Communications sugiere que este proceso está ayudando a calentar el Ártico.
«La influencia de las plantas se ha pasado por alto antes», dijo el coautor del estudio Jin-Soo Kim, científico de la Universidad de Edimburgo, en un correo electrónico a E&E News. «Este estudio destaca los impactos de la vegetación en el calentamiento del Ártico bajo un mundo elevado de CO 2 «.
El estudio utilizó un conjunto de modelos de sistemas terrestres para llegar a sus hallazgos.
Los modelos sugieren que el aumento de CO 2, el resultado de las emisiones humanas de gases de efecto invernadero, está causando que las plantas pierdan menos agua en todo el hemisferio norte, incluidas las regiones densamente vegetadas en los trópicos y las latitudes medias. Este proceso hace que las temperaturas en estos lugares se calienten aún más de lo que lo harían solo con el cambio climático.

Los chimpancés nos enseñan cómo aprendimos a hablar los humanos


La evolución primitiva del habla humana ha sido un enigma para la ciencia. Sin embargo, hace unos años se encontró una posible solución para desvelar su origen cuando se demostró que los chimpancés realizaban una rápida sucesión de ciclos de abrir y cerrar la boca a un ritmo similar al del habla humana.

Esta teoría, la más prometedora en este campo, finalmente ha recibido el apoyo de la comunidad científica gracias a un estudio realizado por un grupo de investigadores y dirigido por la Universidad de Warwick (Inglaterra)




En su estudio, publicado en la revista Biology Letters, los investigadores descubrieron que el ritmo de los golpes de labios de los chimpancés también exhiben una firma similar al habla, un paso gigante hacia una posible solución al rompecabezas de la evolución del habla.

Al igual que en todos y cada uno de los idiomas del mundo, los labios de mono han mostrado previamente un ritmo de aproximadamente 5 ciclos por segundo (es decir, 5Hz). Este ritmo exacto se había identificado en otras especies de primates, incluida en el canto del gibón y las llamadas del orangután. Sin embargo, no había evidencias de simios africanos, como gorilas, bonobos o chimpancés, que están mucho más relacionados con la especie humana, lo que dejó la teoría en ‘standby’ por no tener la suficiente plausibilidad.

Ahora, el equipo de investigadores, que ha utiliza datos de 4 poblaciones de chimpancés, ha confirmado que estos también producen señales con la boca a un ritmo similar al del habla. Los hallazgos muestran que es probable que estas señales sean el primer eslabón de la evolución del habla humana. Demostrando así que la evolución recicló estos movimientos primitivos en el sistema vocal que algún día se convertiría en habla.

Antropoceno, pandemia y retorno de la naturaleza


Resulta irónico, y a la vez muy revelador de nuestra época, que el año en que el Grupo de Trabajo sobre el Antropoceno iba a presentar a la Comisión Internacional de Estratigrafía una propuesta para admitirlo oficialmente como una nueva era geológica, en apenas tres meses un virus haya puesto en jaque toda nuestra dinámica civilizatoria. Lo más paradójico es reparar que “el acontecimiento”, como gusta especular en los cenáculos oligárquicos, no ha sido provocado por un 11S ciberterrorista, ni por una sublevación de la Inteligencia Artificial, ni tampoco por un accidente cósmico en el Gran Colisionador de Hadrones. Como en el final de La Guerra de los Mundos nos hemos despertado un día y, de pronto, toda la sofisticada megamáquina social está paralizada ante la irrupción de una de nuestras más viejas y trágicas compañeras de viaje: una enfermedad. Por supuesto, Antropoceno es un término políticamente problemático por diluir las responsabilidades diferenciadas en sus orígenes y sus impactos, pero dada su implantación social, recurrimos a él con todas sus deficiencias.


Jardin_permaculture_pédagogique_



Pandemias en tiempos del Antropoceno

La crisis del coronavirus ha hecho evidente que las pandemias del Antropoceno son cualitativamente diferentes a las pandemias del pasado. Al incrementarse la presión humana sobre los ecosistemas, e intensificar los procesos de concentración animal con la ganadería industrial, se multiplican las posibilidades de la zoonosis (el salto de los virus entre especies). También las de la generación de superbacterias, ese premio nefasto en el casino genético al que juega la evolución en nuestras macrogranjas. Además, el régimen de movilidad planetario que posibilitan los combustibles fósiles, especialmente la aviación, facilita que cualquier patógeno que dé el salto a una persona tenga por delante una suculenta perspectiva de reproducción biológica. Todo paciente cero es hoy la puerta de entrada a 7.800 millones de cuerpos humanos predispuestos a ser infectados.

Por ello es razonable pensar que esta pandemia no será la única. En contraposición, que su mortandad esté siendo menor a otras grandes enfermedades del pasado tiene que ver con las ventajas en términos productivos, informacionales y de conocimiento científico de una humanidad interconectada. Pero, a su vez, esta intensa interconexión explica la vulnerabilidad de nuestra economía, mucho más acusada hoy que, por ejemplo, en la gripe de 1918.


Lecciones: 1º Cambio climático


Hay muchas lecciones que nos da esta crisis mundial. Pero la que más tengo en mente es la que nos dice que el cambio climático es real. Con la economía del crecimiento y extractivismo, hemos reducido la biodiversidad del planeta. Los bosques, las plantas han ido desapareciendo y los animales, que no han desaparecido aún, han cambiado sus hábitos. Llevamos décadas viendo los resultados del cambio climático: tormentas, inundaciones, sequías, grandes incendios, temperatura exageradamente alta, etc. No nos queremos creer lo que nos dicen los científicos. Parece demasiado lejos, demasiado abstracto. No va con nosotros. Pensamos que es un tema del cual solo hablan algunos antisistemas, ecologistas y otros radicales.




El covid-19, en cambio, nos pone delante un reto que atañe a nuestras vidas. Y aunque esta pandemia afecte más a los pobres, el resto también se infecta (Benach, J., The pandemic kills the poor: inequality will kill them even more, The Bullet, 6 de mayo, 2020). Somos, como dice Benach, “un planeta enfermo de desigualdades”.

La procrastinación que los gobiernos y las industrias están llevando a cabo ante el cambio climático ahora se ve y se vive con la pandemia del covid-19. No hay el mínimo material para poder contener la pandemia, ni para hacer pruebas, ni para proteger a los profesionales sanitarios, de los cuales dependemos, del contagio y de la muerte.

Se habla de querer volver a la “normalidad” de antes de la pandemia (“cuando acabe todo esto”): crecimiento, desigualdades y seguir calentando la atmósfera con el uso de más y más combustibles fósiles.

“no podemos volver a la normalidad porque la normalidad es el problema. En realidad se trata de una anormalidad producida por el capitalismo” (La Marea, 22 de abril, 2020). Queremos seguir enriqueciéndonos de la naturaleza. Pero la naturaleza no es infinita y cambia sus comportamientos en su camino hacia la extinción.

Bachelet pide medidas contundentes contra policías que matan negros en los EE. UU.


La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, condenó este jueves el asesinato de George Floyd, un afroamericano cuya muerte se produjo el pasado bajo custodia policial, en una acción que fue grabada en vídeo y que, tras su difusión en los medios de comunicación y en las redes sociales, ha provocado graves protestas en Minneapolis (EE. UU.).

«Este es el último de una larga lista de asesinatos de afroamericanos desarmados a manos de agentes de policía estadounidenses y miembros de las fuerzas públicas», dijo Bachelet, quien mostró su consternación por «tener que añadir el nombre de George Floyd al de Breonna Taylor, Eric Garner, Michael Brown y muchos otros afroamericanos desarmados que han muerto a manos de la policía durante los últimos años, así como personas como Ahmaud Arbery y Trayvon Martin, quienes fueron asesinados por agentes públicos armados».




Bachelet emplazó a las autoridades estadounidenses «a tomar medidas serias para detener los asesinatos» y que garanticen «que se imparta justicia cuando se produzcan».

Añadió que es necesario cambiar los procedimientos, establecer sistemas de prevención y, sobre todo, que los agentes de policía que recurren al uso excesivo de la fuerza sean procesados y condenados por los delitos cometidos».

Pese a aplaudir la celeridad con que las autoridades federales anunciaron que se abrirá una investigación, advirtió que en el pasado se acabaron justificando asesinatos «por motivos cuestionables» o que se resolvieron «mediante medidas administrativas».
«También debe examinarse a fondo, reconocerse adecuadamente y abordarse el papel que juega en esas muertes la discriminación racial arraigada y generalizada», añadió
Al mismo tiempo manifestó que comprendía la ira desatada por el asesinato de Floyd, e instó a los habitantes de Minneapolis y en otros rincones del país a protestar pacíficamente.

dimarts, 2 de juny de 2020

“No puedo respirar”


Las policías de estas Américas son el brazo armado y efectivo del racismo. En Estados Unidos, Brasil, Colombia  o en Ecuador. Son los killers of the race. Al servicio de la sociedad blanca dominante. El racismo no está solo en las policías, es consustancial con el capitalismo. O el capitalismo es su expresión económica. Los procesos de acumulación de capital ahí donde comienzan, sin importar la amplitud geográfica o la geografía humana su soporte cognitivo es el racismo. El racismo sofisticado o primario. Instaurado en colores asignados a la piel, en la estética arbitraria de los cabellos, en cierto valor deplorable de lo arriscado de la nariz o en la acreditación del grosor de los labios.



Ocho de la noche, del lunes 25 de mayo, al parecer George Floyd habría intentado pagar por algo de comida con un billete falso ($20,00) a un dealer. El hombre había perdido su empleo de guardia por el Covid-19. Estaba asfixia’o económicamente. Aquello que vino después fue la rodilla de Derek Chauvin en el cuello hasta asesinarlo por asfixia. Four policemen at the crime scene, one active and three passive or complacent. Cuatro tipos de azul armados, pidiendo apoyo, discutiendo con la gente desesperada y luego el vídeo que estremeció a la humanidad planetaria. Al menos a esa humanidad antirracista de nación o por convicción. Are they from the death squad or just police? ¿Ellos son del escuadrón de la muerte o simplemente policías? Una pregunta caída de la mata, pero en este tiempo, justo ahora, es imprescindible hacerla a los Gobiernos americanos. ¿Simple y trágica brutalidad policial o los gobiernos, en sus pasillos de sombras, ya decidieron quiénes morirán?

La UE se compromete a recaudar € 20 mil millones al año, para proteger la naturaleza


La nueva estrategia para proteger la naturaleza incluye protecciones de hábitat de gran alcance y restricciones en el uso de pesticidas, pero los activistas advierten que la aplicación es clave.

La Comisión Europea se ha comprometido a proteger el 30% de la tierra y los océanos de la UE para 2030 como parte del Acuerdo Verde Europeo, en un plan provisionalmente bienvenido por grupos ambientalistas que advirtieron que las ambiciones de largo alcance no solo deben existir «en papel».

El plan de 10 años, publicado el miércoles, incluye compromisos para reducir el uso de pesticidas químicos en un 50%, plantar 3.000 millones de árboles para 2030 y revertir la disminución de los polinizadores. Dentro del 30% de las áreas protegidas, un tercio de la tierra y el mar estará bajo «protección estricta», lo que significa que no debería haber intervención humana además de un manejo mínimo para mantener el área en buenas condiciones para la vida silvestre.




Las áreas estrictamente protegidas incluirán hábitats ricos en carbono como bosques primarios y antiguos, turberas, humedales y praderas. Actualmente solo el 3% de la tierra y el 1% de las áreas marinas están bajo estricta protección.

La comisión tiene como objetivo recaudar al menos € 20 mil millones (£ 18 mil millones) por año para financiar el plan. El dinero provendrá de fondos públicos y privados a nivel nacional y de la UE. Una parte significativa del presupuesto climático de la UE también se invertirá en biodiversidad, según el informe.

Ya habrá alguien que cuide de las criaturas


"Claustro de profesores ’on line’ y solo las mujeres tienen pequeños llorando en brazos. Siempre me pregunto dónde estarán los padres de esas criaturas". Lo comentaba una amiga el otro día en un grupo de Whatsapp. A lo que otra respondía que en sus reuniones de trabajo diarias le sucedía lo mismo. La crisis sanitaria por covid-19 ha visibilizado la ingente tarea de cuidados que recae en el seno del hogar y ha constatado, y consolidado, el profundo sesgo de género de quienes realizan estas tareas, las mujeres.

Las medidas iniciales para dar respuesta a la pandemia del coronavirus ignoraron las necesidades de las criaturas y sus familias, confinando a los menores las 24 horas del día en casa e instando a sus progenitores a cuidarlos pero al mismo tiempo a teletrabajar; dos meses después, dichas políticas siguen la misma dirección. Si bien ahora los menores pueden salir una hora al día, algo que les supone un pequeño alivio, aunque no pueden ver a sus amigos, las 23 horas del día restantes continúan en casa y alguien debe hacerse cargo de ellos.




"Ya habrá alguien" son las tres palabras que mejor definen la política del gobierno respecto a la infancia y el cuidado en tiempos de coronavirus: ya habrá alguien que cuide de las criaturas, ya habrá alguien que juegue con ellas, ya habrá alguien que les prepare la comida, que las acompañe al baño, que esté pendiente de las clases ’on line’, que les aclare las dudas a la hora de hacer los deberes. Y ese alguien en la mayoría de casos, una vez más, serán las madres. 

Si en nuestro día a día antes del covid-19, conciliar trabajo remunerado y crianza ya era misión casi imposible, con empleos precarios, horarios inviables y salarios cada vez más bajos; ahora, teniendo que teletrabajar o bien ir al puesto de trabajo -sin posibilidad de dejar a los pequeños con los abuelos o con otra persona a cargo-, la conciliación se constata como una utopía.

Israel-Palestina “La anexión no es solo el robo de los territorios. Se trata de la expulsión de las y los palestinos "


En las últimas semanas, mucha gente lectora de los principales sitios de noticias pueden creer que Israel implementará un plan drástico de anexión de la Cisjordania ocupada tras el acuerdo del nuevo gobierno de coalición israelí (Benny Gantz y Benyamin Netanyahu) y el llamado "Acuerdo del siglo" en los Estados Unidos.

Las y los palestinos, por su parte, saben que esta anexión no tiene nada de espectacular. Pero que la comunidad internacional parezca sorprendida por esta decisión les enoja.




Para comprender el abismo que separa los titulares de los medios y la realidad sobre el terreno, veamos un ciudadano israelí común que decide salir de su apartamento en Tel Aviv para ir a las orillas del Mar Muerto, gran parte de las cuales se encuentran en Cisjordania ocupada. Le basta con tomar la autopista hacia el este y está en menos de una hora y media en la orilla del Jordán. No se encontró con ningún punto de control, y esta ruta solo lo llevó a su objetivo: no hay nada que le diga que entró en Cisjordania. La ruta está llena de señales de tráfico en hebreo, la policía israelí regula el tráfico y la Autoridad israelí responsable de Parques Nacionales de Israel indica los sitios cercanos.

El conductor israelí tendrá cuidado de no extraviarse en las áreas habitadas por palestinos en Cisjordania. No le será difícil. Después de los Acuerdos de Oslo, los militares instalaron grandes letreros rojos en las entradas de las ciudades palestinas advirtiendo a los israelíes que entrar en estas áreas sería "peligroso". Por supuesto, ningún palestino que viva al otro lado de estas señales puede tomar el camino a Israel o visitar los centros turísticos del Mar Muerto que se ofrecen al conductor israelí.

Frente a la crisis, el trabajo debe emanciparse del capital


Los medios de todo el mundo se hacen eco de un pronóstico compartido: la pandemia del COVID-19 precipitará al mundo en una gran depresión que se parecerá más a la de la década de 1930 que a la larga recesión de los años 2008-2015. Pero, ¿cuál es el verdadero significado de esta crisis sin precedentes que parece golpear a la humanidad como las diez plagas de Egipto infligidas por Yahvé?

El 14 de abril, el FMI anunciaba una contracción del PIB mundial del 3% en 2020 (alrededor del 6% en Estados Unidos, la eurozona y Suiza). Pero si creemos a un estudio del grupo de prospectiva Oxford Economics, publicado el 5 de mayo, debería caer más fuertemente, del 3,5% al ​​8%, dependiendo de la evolución de la pandemia en los próximos meses. Finalmente, el 7 de mayo, el Banco de Inglaterra pronosticó un colapso del 14% en el PIB del Reino Unido, lo que indicaría la depresión más profunda ¡desde 1706! En realidad, incluso si todos estos datos dependen de escenarios muy inciertos, dan una idea de la profundidad del abismo hacia el que se dirige la economía capitalista globalizada. Sin mencionar los dramas humanos que anuncia: duplicación del número de personas afectadas por la hambruna en el Sur, aumento masivo del desempleo y de la miseria en el Norte.




Este 8 de mayo, The New York Times titulaba:

“Prepárense para varias oleadas de infección”. Indicaba que “ahora está claro para los epidemiólogos que el coronavirus no iba simplemente a desaparecer después del fin de las restricciones, sino que se quedaría con nosotros durante meses, y tal vez años... y que es necesario visualizar su trayectoria como una serie de ondas”.
Unos días antes, el 30 de abril, había dedicado un artículo largo y muy documentado para mostrar la extrema improbabilidad de tener una vacuna efectiva, producida y distribuida a gran escala en el plazo de un año a un año y medio. Pero la peculiaridad de esta pandemia es que es global: cuando parecía estar contenida en Asia en marzo, explotó en Europa, y cuando ahora parece estar contenida en Europa, explota en América (Estados Unidos, Canadá, México, Brasil, Ecuador y Perú).

dilluns, 1 de juny de 2020

La industria agroalimentaria, fábrica gigante de nuevos virus 25 mayo, 2020 En este momento, mientras la humanidad lucha por encontrar la cura contra un virus que la ha llevado al confinamiento y derrumbado su economía, en alguna granja del planeta, propiedad de algún conglomerado agroindustrial que mantiene en hacinamiento a cientos o miles de aves, reses o puercos, se fabrica el próximo virus, igual o más letal que el que se combate actualmente. Así de contundente es Silvia Ribeiro, directora para América Latina del Grupo de Acción sobre Erosión, Tecnología y Concentración (ETC). En entrevista, la también activista uruguaya advierte que las facilidades regulatorias que ha dado México para que se establezcan las grandes empresas del sector agroalimentario lo convierten, junto con naciones como Argentina, Brasil, Estados Unidos y China, en uno de los focos rojos donde puede brotar el virus que provoque la próxima pandemia. En las instalaciones de esas grandes empresas hay cría masiva de animales llenos de antibióticos. Funcionan como una especie de criaderos de virus y bacterias muy resistentes, convirtiéndose en fábricas de éstos. En este momento se podría estar criando un nuevo virus o favoreciendo su evolución. Explicó que una trasnacional productora de carne, por ejemplo, tiene miles de reses bajo condiciones de hacinamiento, las cuales son inyectadas con múltiples antibióticos para hacerlas no sólo resistentes a enfermedades, sino para acelerar su crecimiento, lo cual provoca que los virus y bacterias que acumulan sean cada vez más resistentes. En este momento esos virus no se transmiten a los humanos, pero al cruzarse con otros animales, como cerdos o algunos silvestres, por ejemplo un murciélago, se puede dar una evolución, convertirse el virus en zoonótico, es decir, con capacidad para infectar personas; 75% de nuevas enfermedades son zoonóticas y la mayoría provienen de la cría indiscriminada de animales. Un ejemplo del riesgo al que está expuesta actualmente la humanidad, dijo Ribeiro, es la peste porcina africana, pandemia que ha matado a millones de cerdos sólo en China y que, aunque no se transmite a personas, al estar en contacto con otros animales puede evolucionar. En estos momentos otra pandemia de ese tipo sería devastadora y es algo que las grandes compañías no quieren entender. De acuerdo con el Atlas de la Agroindustria 2019, elaborado por la fundación alemana Heinrich Böll, las 50 trasnacionales de alimentos más grandes facturan 50 por ciento de ventas mundiales en el ramo y son precisamente éstas las que más crecen. Las 10 más grandes son: Nestlé, JBS, Tyson Foods, Mars, Kraft Heinz, Mondelez, Danone, Unilever, General Mills y Smithfield. Varias de ellas operan en México, con criaderos de pollos, cerdos o ganado. A éstas hay que sumar las trasnacionales mexicanas, como Gruma, Bimbo y Bachoco. La directora para América Latina del Grupo ETC puso énfasis en que el problema no son sólo las trasnacionales que crían animales, sino también las que fabrican sus alimentos. De hecho, se ha convertido en todo en un negocio redondo. Una trasnacional tiene divisiones de alimentos para animales, venta de carne y hasta farmacéutica. Explicó que un claro ejemplo es la estadunidense Cargill (con operaciones en México), empresa número uno del mundo en distribución de granos, oleaginosas y cereales, y al mismo tiempo es la tercera del planeta en producción de cárnicos. virus, alimentos, industria alimenticia, transgénicos, especies salvajes, animales, granjas El país no aprendió la lección En 2009 México se convirtió en el epicentro de la pandemia de influenza A/H1N1, luego de que el virus brotó en criaderos de cerdos en Veracruz de Granjas Carroll, propiedad de la trasnacional estadunidense Smithfield (ahora propiedad de la china Shuanghui); sin embargo, más de 10 años después, afirmó Ribeiro, no se ha aprendido la lección. La llegada indiscriminada de empresas agroalimentarias se dio tras la firma del tratado de libre comercio porque en México la regulación no era tan estricta. El primer aviso fue la influenza de 2019. De ahí no se hizo nada para corregir el sistema. Al contrario, ahora, con la modernización de ese acuerdo, las normas son aún más flexibles, apuntó. Advirtió que esa apertura, sin medir las consecuencias, coloca a México como un foco rojo de la próxima pandemia. México ya fue el origen de la pandemia de gripe porcina y nada ha cambiado desde entonces. De hecho, han aumentado los criaderos. Es un foco rojo en el sentido de convertirse en el origen de un nuevo virus. Sin embargo, no es el único. También están Estados Unidos, China, Argentina y Brasil, donde está JBS, la criadora de pollos más grande del mundo. Para la activista, la única solución, no sólo para México sino a escala internacional, es un cambio de timón radical, enfocado en desmantelar el sistema de las grandes corporaciones y apoyar a los pequeños productores, que son los que actualmente alimentan a 70 por ciento de la población. Es un tema que se debe llevar a la Organización de Naciones Unidas, pero es complicado. Estas empresas son tan grandes que tienen una enorme influencia en los gobiernos. Por ejemplo, ahora mismo le están diciendo a la ONU que, ante la pandemia, las debe apoyar, porque se necesitará más alimento que nunca, aseveró. Lo anterior, dijo, es absurdo, pues precisamente las trasnacionales agroalimentarias están ligadas a la mayoría de las muertes no infecciosas, dado que sus productos, muchas veces alterados genéticamente y de alto contenido calórico, producen cáncer, diabetes, hipertensión y otros padecimientos. Es irónico cómo ya están relacionadas con la mayoría de las muertes no infecciosas y ahora, con sus fábricas de virus, también a las infecciosas. Para Ribeiro, el Covid-19 puso de manifiesto el desmantelamiento de los sistemas de salud y su privatización, lo que, subraya, urge corregir, pero también la humanidad debe ser consciente del peligro que representa la industrialización sin medida. El riesgo que corre es altísimo. Es absurdo lo que está sucediendo. Se debe parar este sistema, que sólo beneficia a las grandes corporaciones. Ecoportal.net Fuente: La Jornada Compártelo en tus redes FacebookTwitterMeneamePinterestWhatsAppCompartir Suscríbete a nuestro boletín semanal de noticias Nombre Correo Etiquetasalimentos animales especies salvajes industria alimenticia transgénicos También podrían interesarte Agrega un Comentario Contamos con el apoyo de Ecosuitcaves Puedes apoyar nuestro trabajo apoyar-a-Ecoportal.jpg Copyleft: Se permite la copia, distribución y uso de los contenidos de EcoPortal y Ambiente y Sociedad, siempre y cuando NO se utilice con fines comerciales y se reconozca la autoría. Agradeceremos se indique como fuente https://www.ecoportal.net. Las opiniones vertidas por visitantes o colaboradores en el sitio pueden no reflejar las ideas de los miembros de EcoPortal.net.



En este momento, mientras la humanidad lucha por encontrar la cura contra un virus que la ha llevado al confinamiento y derrumbado su economía, en alguna granja del planeta, propiedad de algún conglomerado agroindustrial que mantiene en hacinamiento a cientos o miles de aves, reses o puercos, se fabrica el próximo virus, igual o más letal que el que se combate actualmente. Así de contundente es Silvia Ribeiro, directora para América Latina del Grupo de Acción sobre Erosión, Tecnología y Concentración (ETC).

En entrevista, la también activista uruguaya advierte que las facilidades regulatorias que ha dado México para que se establezcan las grandes empresas del sector agroalimentario lo convierten, junto con naciones como Argentina, Brasil, Estados Unidos y China, en uno de los focos rojos donde puede brotar el virus que provoque la próxima pandemia.

En las instalaciones de esas grandes empresas hay cría masiva de animales llenos de antibióticos. Funcionan como una especie de criaderos de virus y bacterias muy resistentes, convirtiéndose en fábricas de éstos. En este momento se podría estar criando un nuevo virus o favoreciendo su evolución.




Explicó que una trasnacional productora de carne, por ejemplo, tiene miles de reses bajo condiciones de hacinamiento, las cuales son inyectadas con múltiples antibióticos para hacerlas no sólo resistentes a enfermedades, sino para acelerar su crecimiento, lo cual provoca que los virus y bacterias que acumulan sean cada vez más resistentes.

En este momento esos virus no se transmiten a los humanos, pero al cruzarse con otros animales, como cerdos o algunos silvestres, por ejemplo un murciélago, se puede dar una evolución, convertirse el virus en zoonótico, es decir, con capacidad para infectar personas; 75% de nuevas enfermedades son zoonóticas y la mayoría provienen de la cría indiscriminada de animales.


Pronostican para 2020 una feroz temporada de huracanes, mayor a la normal


Una mala temporada de huracanes es lo último que se necesita en este momento, ya que decenas de millones de personas se quedan en casa para protegerse del COVID-19. Pero el pronóstico anual de huracanes del Atlántico de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, publicado el jueves, muestra una temporada anormalmente activa en los próximos meses.

La temporada de huracanes en el Atlántico, que comienza oficialmente el 1 de junio y finaliza el 30 de noviembre, pero durante los últimos seis años ha llegado temprano como un invitado a cenar, por lo general produce 12 tormentas con nombre. Este año, NOAA pronostica entre 13 y 19 tormentas con nombre, de las cuales seis a 10 podrían convertirse en huracanes (en comparación con el promedio de seis). De tres a seis de esos huracanes podrían convertirse en huracanes mayores: tormentas de categoría 3, 4 o 5 con vientos de 111 millas por hora o más. La temporada promedio ve tres huracanes importantes.





Este año se perfila como un desastre en gran parte porque no es probable que se forme un fenómeno de El Niño, que suprime las tormentas en el Atlántico. Las señales apuntan a condiciones neutrales o al opuesto de El Niño, La Niña, un patrón climático que sopla agua tibia hacia el Atlántico, creando condiciones para más huracanes. Las temperaturas más cálidas de la superficie del océano observadas en el Océano Atlántico tropical y el Mar Caribe, según el informe de NOAA, también contribuyen a la probabilidad de una temporada alta.

Quitar los servicios de cuidados de las manos corporativas


En las últimas semanas hemos podido leer noticias que contrastaban, por un lado, el número de muertes en las residencias de gente mayor en el Estado español -más de 19.000 personas desde que inició la pandemia del covid-19-, con la demanda de compensación de costes “sobrevenidos e imprevisibles” que alegan han tenido que afrontar las empresas que las gestionan para el cuidado de las personas. Ha sido el caso de Clece, empresa que administra más de 30 residencias y que ha solicitado el resarcimiento económico de la mayoría de contratos de concesión que mantiene con diversas administraciones públicas donde exponen haber tenido gastos “imprevistos”, por valor de 7,2 millones de euros, y el haber perdido usuarias por los fallecimientos, lo que implica el no tener los beneficios esperados.




Paralelamente, hemos sabido que en la comunidad de Madrid, se han otorgado a esta empresa en el contexto de crisis sanitaria cerca de 7 millones de euros en contratos por la vía de emergencia. Principalmente, las licitaciones corresponden a servicios de limpieza de 32 hoteles dispuestos por el Gobierno regional para alojar personal sanitario y personas enfermas de covid-19, que suman un importe total de 2,7 millones. No parece que esté tan agravada la situación para la empresa en relación a servicios de necesidad en la pandemia cuando acepta nuevos contratos relacionados con su gestión, mientras pide compensaciones económicas por otros. Y esto es así porque Clece sigue haciendo negocio en el actual contexto. Porque la lógica corporativa del lucro no se detiene en contextos de emergencia, y las vidas son solo contabilizadas en relación a los ingresos.

La pandemia covid-19 ha puesto de manifiesto -con más fuerza si cabe- lo que la economía feminista viene denunciado desde hace mucho tiempo, que son la invisibilización de los trabajos esenciales para el sostenimiento de la vida, y la profunda crisis de cuidados y mercantilización de la vida existente.