Subscripción electrónica

viernes, 5 de agosto de 2016

Erosión de la confianza y la desacreditación de Brasil

Por primera vez desde la dictadura, más de dos décadas atrás, Brasil tiene un gobierno que es considerado de manera generalizada como ilegítimo, no solamente por la ciudadanía brasileña sino en gran parte del mundo. Su imagen está mancillada y se deteriora aún más cada semana, con escándalos crecientes que implican a las esferas más altas del gobierno. En Junio renunció el tercer ministro del gobierno interino, acusado de corrupción. Inoportunamente se trata del Ministro de Turismo, en momentos en que el gobierno enfrentaba llamados de expertos internacionales en salud pública que reclaman que las Olimpiadas se pospongan o se muevan debido al virus del Zika. 




A eso se suma el presidente interino Michel Temer, quien tuvo la sagacidad política "unificadora" de designar un gabinete compuesto en su totalidad por hombres blancos ricos (en un país donde la mitad de la población es afrodescendiente o racialmente mezclada). Quince de sus 23 ministros supuestamente son objeto de investigaciones judiciales, y el mes pasado él mismo fue implicado directamente en un escándalo de corrupción. A él ya antes se le había sido impedido — por un período de ocho años — presentarse como candidato en elecciones por haber violado la ley de financiamiento de campañas electorales. Esta es la gente que está tratando de deponer a la presidenta electa Dilma Rousseff, no por cargos de corrupción sino por utilizar un mecanismo de contabilidad que también fue usado por otros gobiernos anteriores. 

Es cierto que todos los principales partidos políticos brasileños han incurrido en actos de corrupción. Pero la presidenta Dilma Rousseff es la primera mandataria en la historia del Brasil que dotó a los fiscales de esa autoridad para perseguir a los funcionarios corruptos, y que caiga quien caiga. Ahora queda claro que el objetivo principal de las fuerzas de la oposición que quiere destituirla es impedir que la justicia investigue y procese a los miembros de la oposición y sus aliados. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario