Subscripción electrónica

martes, 6 de septiembre de 2016

¿De qué sirven los gobiernos ?

De muy poco o nada. Una vez más citaré al fastidioso Samuel Huntington, que escribió eso de: “los gobiernos nacionales no son sino residuos del pasado cuya única función consiste en facilitar la acción de las elites”. Frédéric Lordon afirma que los gobiernos dimitieron voluntariamente de sus poderes en favor de los mercados financieros y de los bancos centrales y tiene razón.




Los gobiernos, que antaño tenían la potestad de emitir moneda, la cedieron. El conocido ‘Consenso de Washington’ impuso la moda de la independencia de los bancos centrales. La obediente dictadura chilena la plasmó en la Constitución de 1980. De ahí en adelante el banco central se manda solo y su Estatuto lo libera de la obligación de rendirle cuentas a nadie. Entre las competencias del BC están la creación monetaria y la fijación de las tasas de interés que sirven para refinanciar los bancos privados y la economía.

Últimamente los bancos centrales se han arrogado competencias que no figuran en sus Estatutos, como el de intervenir en los mercados financieros secundarios comprando activos de dudosa calidad. Así liberan los bancos privados e incluso las grandes empresas de deudas irrecuperables y de activos tóxicos. Es el caso de la FED, el BCE y del Bank of England.

No hay comentarios:

Publicar un comentario