Subscripción electrónica

miércoles, 14 de septiembre de 2016

ESPAÑA:::Más de 150 senadores evitan declarar la cuantía exacta de sus retribuciones oficiales

Con una interpretación legal tan dudosa como la risa de una vaca, gran parte de los senadores del Reino de España (y casi todos los diputados que han renovado su escaño) han decidido omitir sus sueldos en las declaraciones de bienes y rentas. La ley les obliga a declarar todos los ingresos anuales. La obligación obedece, o trataba de responder, a dos finalidades superiores: la transparencia ante los ciudadanos que soportan con sus impuestos el peso vivo de las instituciones por el bien y el prestigio de éstas y la prevención del enriquecimiento personal ilegal e ilícito.




Son más de 150 de un total de 265 los senadores que repiten en sus escaños desde la Décima Legislatura y han dejado en blanco sus ingresos correspondientes a 2015. Suponen que el Senado ya sabe lo que cobran. Es cierto. Pero los ciudadanos, no.

 El presidente Pío García Escudero encabeza el ránking de las omisiones. Es un señor que cobra unos 130.000 euros brutos al año, es decir, en torno a 11.000 euros cada mes. Esa cifra supera lo que perciben en un año dos parados de larga duración y duplica la retribución anual del subsidio agrario de un jornalero como el ahora diputado de Unidos Podemos, Diego Cañamero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario