Subscripción electrónica

jueves, 1 de septiembre de 2016

Top manta: el problema es el neoliberalismo

El problema de los ayuntamientos del cambio no es la manta sino las contradicciones sociales que el top manta evidencia y que son consustanciales al neoliberalismo colonial, como la imposición de los intereses de las grandes marcas frente a las necesidades de los vecinos y las vecinas de Madrid o la criminalización de la pobreza y los grupos sociales precarizados.




Los ayuntamientos del cambio de Barcelona y Madrid están asumiendo como un problema de gobierno el asunto de los manteros, hasta el punto de que están destinando una ingente cantidad de medios policiales para tratar de acabar con la venta ambulante o, al menos, acallar las críticas y denuncias interpuestas por las grandes asociaciones de comerciantes. El nivel de problematización mediática al que se ha llegado en Barcelona asusta notablemente a Carmena.

Para evitar algo similar, Ahora Madrid ha decidido adelantar la solución al problema asumiendo un plan específico para tratar de terminar con la manta. Una lástima que hayan olvidado que la manta no es el sueño de los manteros y que tratar de erradicarlo es una labor destinada al fracaso. No menos peligroso resulta el hecho de que han asumido que la mejor forma de actuar es mediante una respuesta policial: policías de paisano, unidades adicionales, cámaras de videovigilancia y el anuncio de registros en las viviendas particulares de las personas que se dedican a la manta, algo que suena demasiado a la patada en la puerta de Corcuera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario