Subscripción electrónica

martes, 13 de septiembre de 2016

Vida, muerte y corrupción


.
Lo contrario a la vida no es la muerte, con la que convivimos día a día, es parte de la vida y es la que nos posibilita vivir eternamente; sino la corrupción en sus diferentes vertientes, que mata la esperanza y los sueños, nos impregna de miserias humanas y justifica al capitalismo que es, en esencia, el sistema de y para la corrupción.

 Dozthor Zurlent






La desmedida corrupción política, consolidada y reproducida en cualquier sistema capitalista, también se ha afianzado en las sociedades emergentes-progresistas de la región.  Complejo fenómeno social e ideológico, el cual, desde nuestras propias individualidades, acciones y compromisos, urge ser atendido.

No es casual que nuestros líderes latinoamericanos, quienes encausaron los cambios de época en la región, como Lula, Dilma, Cristina, Evo, García Linera, Maduro y Correa entre otros, imploran combatir tal flagelo.

La corrupción política generalizada, está incidiendo en la merma, parálisis o retroceso de las propuestas independentistas y emancipadoras de los países progresistas de la región. Un mal presagio, es volver o retroceder hacia otra nueva era de política neoliberal. Con el agravante que algunas acciones-acusaciones quedan sin ser aclaradas, otras con impunidad absoluta y un buen remanente, suelen ser utilizadas como amenazas y chantajes para extorsión política.

No hay comentarios:

Publicar un comentario