Subscripción electrónica

domingo, 9 de octubre de 2016

El conservadurismo del Comité del Nobel de la Paz


Vaya por delante la felicitación más sincera al presidente de Colombia por el galardón. Esperemos que se sea el acicate necesario para que Colombia y toda su gente entiendan el valor de lo que está pasando y respalden la paz sin miradas terciadas. Para que los detractores del sí se den cuenta del importante respaldo internacional que tiene el proceso.




Ahora, la concesión del premio Nobel de la Paz al presidente colombiano Juan Manuel Santos Calderón es una prueba de ese sabor agrio. Si se le premia por los esfuerzos, loables y reconocidos, en pro del fin de la larga guerra en su país, el Comité del Nobel se ha olvidado del líder guerrillero de las FARC-EP.

No habría sido la primera vez que el premio de la paz, supuestamente el más importante en este ámbito, o al menos el más famoso, se concediese ex aequo.

Para el Comité del Nobel parece que Santos ha negociado la paz consigo mismo. Ignorar al jefe de las FARC-EP, Rodrigo Londoño Echeverri, “Timochenko”, es una muestra del conservadurismo de los premios

No hay comentarios:

Publicar un comentario