Subscripción electrónica

sábado, 1 de abril de 2017

Jorge Morales: “La energía nuclear socializa los riesgos a costa de privatizar los beneficios”



Está presente en la ropa que vistes, el aire que respiras y la estrategia diplomática de cualquier nación, pero su fin es inminente e inevitable. El experto en energía Jorge Morales de Labra acaba de publicar Adiós, petróleo, una obra de lectura rápida y clara que recorre la historia del combustible fósil más adictivo para la humanidad y plantea varias reflexiones sobre un futuro próximo sin el llamado oro negro

La energía como negocio y arma política. ¿En qué momento dejó de ser un derecho?
La energía nunca ha sido un derecho en sí. Desde que en el siglo XIX se empezara a explotar el petróleo, jamás se ha contemplado la energía como derecho. La gente siempre ha tenido que pelear por la energía y esta ha sido una fuente permanente de conflicto en todo el mundo, al menos los últimos 150 años.


España es líder en el abandono de las inversiones en energías renovables


La transición energética no es como cambiar cromos, es decir, no consiste solo en cambiar combustibles fósiles por renovables. Tiene que ver mucho con un término muy bonito pero que tiene muchas cosas detrás: la democratización de la energía. Las energías renovables permiten por primera vez en la historia que cada cual decida qué energía quiere para sí mismo. Esto nos puede parecer muy snob aquí en los países ricos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), pero está siendo una verdadera revolución en países de África o en la India, por ejemplo, donde la gente está montando sistemas fotovoltáicos con baterías, llevando electricidad a sitios impensables. Las renovables permiten que la energía esté más cerca de ser un derecho en la medida en que es más accesible para toda la población. Recordemos que hay más de 1.000 millones de personas ahora mismo sin acceso a la electricidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario