Subscripción electrónica

lunes, 15 de mayo de 2017

La fortaleza de la Resistencia Palestina unida es ejemplar, la solidaridad también


La debilidad física y las numerosas afecciones debidas al hambre, una y otras causadas por Israel a los prisioneros y prisioneras de Palestina, ha llevado a un número creciente de quienes permanecen en cautividad a un estado de postración que sus carceleros no podían dejar pasar, y los han puesto en hospitales de campaña levantados en patios y administraciones de cada prisión. Parece probable que van a empezar ya, si no han empezado, con la alimentación forzada, tortura cuya condena se hace expresa en Acuerdos, Tratados y Organismos y Tribunales Internacionales. La ocultación de tales hechos es máxima hasta ahora, luego se conocerá más adelante y deben ser los Órganos Supremos de Justicia quienes se ocupen de los responsables, tanto políticos como quienes realizan esa práctica delincuencial.



Pero eso también es la prueba de la fortaleza política y ética de la Resistencia Palestina unida.

Entre otras maniobras psicológicas para romper la huelga de hambre los médicos sionistas invitan a los prisioneros palestinos a comidas variadas y les ofrecen tratamientos de recuperación, pero el rechazo a tales intentos de que traicionen a sus compañeros y compañeras ha sido total y absoluto. Los prisioneros y prisioneras de Palestina quieren que los ocupantes de su país respeten sus Derechos. Ante eso la represión ha sido inmediata y el régimen de la empresa sionista ha desencadenado el castigo de mandarlos de prisión en prisión y su enterramiento en celdas de castigo. 
A tanto desprecio por los Derechos de los prisioneros se ha venido a añadir la burla que ha hecho de ellos y ellas, de los Derechos Humanos y de quienes nos reconocemos en tales, la cadena Pizza Hurt, mostrando a un prisionero en huelga y diciéndole que comiese pizza. La respuesta de la solidaridad ha sido pedir el boicot Pizza Hurt. La lucha se da en todos los frentes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario