Subscripción electrónica

sábado, 24 de junio de 2017

El ciclo sin fin de la economía circular


Frente a los dogmas del capitalismo más fundamentalista, la economía circular relativiza conceptos sagrados como propiedad o precio y, sobre todo, apuesta por un equilibrio entre el progreso y los límites de nuestro planeta. ¿Por qué no inspirarnos en el conocimiento acumulado durante millones de años por la naturaleza para seguir creando riqueza?

Producir, comprar, usar, tirar. Así funciona el modelo de producción y consumo bajo el que se ha desarrollado nuestra economía desde la revolución industrial y cuyo colapso se ha hecho evidente. El creciente impacto de la huella ecológica, el agotamiento de recursos naturales, la acumulación de residuos, la alarmante contaminación en grandes ciudades o los desastres naturales inducidos por el cambio climático son solo algunas de las consecuencias de un sistema sometido a la dictadura del crecimiento.




En vez de comprar para poseer, la economía circular aboga por un consumo colaborativo para compartir, redistribuir o reutilizar los productos. ¿Cómo se combina esto con la teoría de crecimiento que conocemos, basada en el consumismo? “Este es otro de los aspectos donde una economía circular coherente contradice el fundamentalismo capitalista, basado aquí en la propiedad privada”, señala Jordi Sevilla. “La economía circular –prosigue- no excluye esta propiedad privada pero incentiva más el uso de las cosas que la propiedad de la misma, ya que esto último conduce, con demasiada frecuencia, al despilfarro. Conocemos muchos negocios que son rentables a partir de la puesta en común de cosas que no se utilizan plenamente porque la propiedad privada es un freno. Por ejemplo, ¿cuántos días al año está vacío el apartamento en la playa? ¿Cuántas horas al día está el coche privado parado en el garaje? ¿Cuánto estorban los libros que ya hemos leído o la ropa que ya no usamos? Son ejemplos de cómo compartir es más eficaz desde un punto de vista social que poseer individualmente las cosas”

No hay comentarios:

Publicar un comentario