Subscripción electrónica

martes, 27 de junio de 2017

Etiopía abre sus puertas a refugiados, aun de países enemigos



Una cosa es leer sobre el éxodo de Eritrea y otra muy distinta es mirar los ojos sucios, cansados y llenos de polvo de una niña de 14 años que acaba de cruzar la frontera para refugiarse en Etiopía.

La adolescente lleva una bolsa de plástico rotosa con algo de ropa, un vaso anaranjado y una pequeña linterna que está casi sin batería. La acompañan cuatro hombres, dos mujeres y cinco niños pequeños. Todos cruzaron la frontera la noche anterior y fueron encontrados por soldados etíopes, quienes los trasladaron a la ciudad de Adinbried.



En febrero de este año, llegaron 3.367 eritreos a este país, según la Administración para Asuntos de Refugiados y Retornados (ARRA, en inglés). Hay unos 165.000 refugiados eritreos y solicitantes de asilo en Etiopía, registrados por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

La política de puertas abiertas contrasta notoriamente con las estrategias de reducción de migrantes implementadas en muchos países occidentales. En especial teniendo en cuenta que los gobiernos de ambos países se acusan mutuamente de complotar el uno contra el otro en un clima de mutua aversión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario