Subscripción electrónica

miércoles, 26 de julio de 2017

El turismo de la violencia en Israel




 “En dos horas no puedes convertirte en un profesional, pero damos a los visitantes la conciencia de lo que significa mantener tu vida a salvo, a tu comunidad y a tu familia”, dice Sharon Gat con una sonrisa brillante que resplandece por los territorios palestinos ocupados, donde ahora pisa este coronel de reserva del Ejército de Israel.




Días atrás, la agencia Europa Prees difundió un despacho donde se mostraban las virtudes de Calibre 3. “Una empresa israelí enseña a los turistas a defenderse de ataques terroristas a través de simulacros en un campo de entrenamiento en la parte ocupada de Cisjordania”, explicaban las primeras líneas del artículo. El lugar al que los turistas acuden en busca de un poco de acción es el bloque de asentamientos de Gush Etzion, construido en territorio palestino ocupado por Israel. Las instalaciones de Calibre 3 son similares a las que utiliza el ejército israelí y las tarifas por un día de furia son de 115 dólares para los adultos y 85 para los niños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario