Subscripción electrónica

lunes, 3 de julio de 2017

La ONU cesará “en semanas” el reparto de comida en Etiopía, donde ya han muerto 67 niños



En Dolo, en el sureste de Etiopía, hay madres que se ven obligadas a escoger al hijo que podrán alimentar. La sequía y la inflación ha dejado a más de un millón de personas de la zona sin acceso a alimentos, obligándolas a depender de las escasas raciones de comida distribuidas por el Programa Mundial de Alimentos, que se agotarán en las próximas semanas.




“Hay una combinación de causas. En primer lugar, la sequía y sus consecuencias: la gente ha perdido ganado, con ello, sus medios de subsistencia, lo poco que tenían para sobrevivir. Pero siempre que hay una hambruna hay una responsabilidad humana. Aquí ha fallado, hemos llegado a este punto, porque la respuesta del gobierno y de las Naciones Unidas ha sido más que insuficiente”, denuncia Hernán del Valle, responsable de incidencia política de Médicos Sin Fronteras.

“La situación se viene agudizando desde hace meses. Llevamos alertando desde enero del aumento de los niños atendidos”, enfatiza del Valle. Los equipos de la organización han tratado a 6.136 menores de cinco años por desnutrición aguda grave desde enero. Estas cifras son diez veces superiores a las registradas en el mismo periodo en 2016, cuando 491 niños recibieron tratamiento por desnutrición, según sus datos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario