Subscripción electrónica

jueves, 10 de mayo de 2018

Lo que nos dice la experiencia sobre los modelos de colaboración pública-privada en el ámbito de la gestión sanitaria


Desde hace años, y en medio de la ofensiva neoliberal para desmantelar y privatizar los sistemas sanitarios públicos, se ha puesto en marcha la llamada “colaboración público-privada” (CPP) en el sector sanitario público.

Una CPP es un contrato realizado entre la administración pública y una o varias empresas privadas por el que:

• La empresa privada financia, construye y gestiona algún elemento de un servicio publico y

• La empresa privada cobra a lo largo de varios años, ya sea mediante las tarifas abonadas por los usuarios (tasas, etc.), mediante los pagos de la administración pública o una combinación de ambos.



De los datos de la experiencia en nuestro país pueden extraerse los siguientes problemas para estos modelos de CPP:

Incremento de los costes

Hipotecan a la política sanitaria

Mala calidad de la construcción y equipamientos

Disminuyen el número de camas y el personal sanitario.

Eliminan el personal no sanitario

Empeoran las condiciones laborales

Externalizan o privatizan aspectos claves

Aumentan los costes para la población 

Favorecen las corruptelas

Empeoran la atención sanitaria al poner los intereses económicos y la rentabilidad por delante del derecho a la salud

La ciudadanía prefiere la gestión pública:  
No sólo las movilizaciones expresan el rechazo generalizado de profesionales y ciudadanos ante estos fenómenos privatizadores, sino que las encuestas lo recogen también; así, el último Barómetro Sanitario (2016), ante la pregunta de cómo esta mejor gestionada la sanidad pública el 68,9% contesta que si lo hace la administración publica frente al 13,3% que piensa que lo hacen mejor las empresas privadas (por cierto el 71,1% en Cataluña y el 70,4% en Madrid).

No hay comentarios:

Publicar un comentario