Subscripción electrónica

martes, 26 de abril de 2016

Energía solar sostenible que no contamina



España era uno de los países que se encontraban más avanzadas en el desarrollo de la energía solar, gracias a que es uno de los países europeos que recibe el mayor número de horas de sol anuales y a que posee una tecnología altamente eficaz para la explotación de dicha fuente renovable de energía como se demuestra en los parques solares que ha construido en numerosos países.

A través de una resolución ministerial en marzo de 2004, el gobierno español eliminó barreras económicas para la conexión de las tecnologías de energía renovable a la red eléctrica. En 2004 igualó las condiciones de producción a gran escala de las plantas de energía solar térmica y fotovoltaica. En 2008, el gobierno español se comprometió a alcanzar un objetivo que rondaba el 12 % de la energía primaria generada a partir de este tipo de energía renovable para el año 2010 y para el 2020 se esperaba que la capacidad de generación de energía solar instalada alcanzara los 10.000 megavatios (MW). A raíz de la crisis financiera y de la insoportable presión del oligopolio de las compañías eléctricas el gobierno redujo drásticamente sus subsidios a la energía solar y coartó de manera radical los aumentos futuros, a una capacidad máxima de 500 MW por año. La industria solar en 2009 se vio socavada por el colapso de la demanda debido a la decisión de España. 

En 2010, y con carácter retroactivo recortaron los subsidios para proyectos solares existentes, con el objetivo de ahorrarse varios miles de millones de euros que debían. De acuerdo con la Asociación de la Industria Fotovoltaica, esto tuvo como consecuencia que varias empresas estuvieran al borde de la quiebra. Y a nivel doméstico desapareció la gran mayoría de las expectativas que se tenían, basadas en las ayudas prometidas y en los objetivos que se terminaron rechazando. Los costos acabaron siendo cosa del usuario, con las consecuencias lógicas de este cambio. Pero para los autoconsumidores (no para las empresas de producción a gran escala), en 2015 el gobierno impuso el Real Decreto de Autoconsumo, con el que volvió a limitar el avance de la energía solar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario