Subscripción electrónica

domingo, 21 de agosto de 2016

BRASIL: Los Juegos Olímpicos son ahora más mediáticos que deportivos

La judoca Rafaela Silva, quien estrenó el 8 de agosto el medallero del anfitrión Brasil con una medalla de oro. Convertida en heroína luego de ser vituperada como “mona que debería estar en la jaula”, cuando fue descalificada en los Juegos de Londres 2012



Brasil ganó, con Rafaela Silva, la primera medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y una nueva heroína con múltiples funciones. La hazaña de vencer a adversarias favoritas en judo olímpico, la tornó  una potente voz contra el racismo y la homofobia. Además de negra y pobre, asume su homosexualidad.

Su primera declaración como campeona olímpica, el 8 de agosto, fue una descarga contra los que la llamaron “mona que debería estar en la jaula”, cuando ella fue descalificada por una infracción en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. La medalla es su venganza contra el racismo.

Es también un ejemplo de triunfo contra la pobreza y la criminalidad que arrastra muchos jóvenes en la “favela” de Ciudad de Dios, el barrio pobre y hacinado donde vivió y que sirvió de tema y título a una famosa película sobre la violencia del tráfico de drogas,  en la zona oeste de Río de Janeiro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario