Subscripción electrónica

jueves, 29 de septiembre de 2016

ONU, PAIS VASCO: Justicia y democracia para un mundo inédito. Discurso virtual para la Asamblea General de Naciones Unidas


Señor Secretario General, Ban Ki-moon
Señor Presidente,
Señoras y señores mandatarios,
Me dirijo a ustedes desde un rincón del mundo donde bate el mar Cantábrico. El mío es un país chiquito que todavía no cuenta con Estado propio y que trabaja incansablemente por consolidar la convivencia y la democracia, tras décadas de conflictos violentos. Les hablo desde el País Vasco, un pueblo orgulloso que busca construir una sociedad más justa, más igualitaria, reconciliada. En este esfuerzo encontramos obstáculos que habremos de superar. Pero tenemos a nuestro favor la voluntad general de nuestro pueblo de vivir en un país de progreso y de paz.




Permítanme comenzar mi intervención afirmando que desde mi pequeño país observamos con mucha preocupación el estado de guerra en que viven regiones de nuestro mundo e indirectamente el conjunto del planeta. Ninguna de las guerras desatadas, en Afganistán, Irak, Siria o Libia, ha cumplido su promesa de un mundo mejor. Muy al contrario, la desintegración de los estados de esos países, su fragmentación social, es hoy la causa primera del surgimiento de organizaciones y ejércitos sectarios que practican crímenes de lesa humanidad y hacen incontrolable amplios territorios. Se impone la necesidad de una reconstrucción de países que antes, mediante regímenes autoritarios que no aprobamos, sujetaban las tendencias más belicistas y procuraban un equilibrio nacional que se ha roto en beneficio del caos. Nunca la vía de guerras impuestas, de bombardeos, del despliegue de tanques y ejércitos extranjeros puede llevar la democracia a países como los que he mencionado ni sobre ningún otro.
...

Como verán he centrado mi intervención en las dificultades de la paz y la democracia planetaria. Concluyo convencido de que otro mundo es posible. Clavemos los ojos más allá de la infamia para imaginar y construir otro mundo más justo y más humano. El Buen Vivir, paradigma que anima a la construcción de un mundo mejor nos revela que la acción de los gobiernos e instituciones internacionales debe girar alrededor de las personas, de sus necesidades e intereses, de sus anhelos y esperanzas. Es esto lo que da sentido a la política, a la democracia y a esta Asamblea General.

No hay comentarios:

Publicar un comentario