Subscripción electrónica

miércoles, 29 de marzo de 2017

Leila Nachawati: La revolución siria ha sido secuestrada y ensuciada



La activista hispano siria Leila Nachawati ha declarado que “la revolución siria ha sido secuestrada y ensuciada por la injerencia extranjera” y que las demandas de libertad y justicia social que encendieron la Primavera Árabe “han sido adulteradas” por la comunidad internacional.

Leila Nachawati, profesora de comunicación en la Universidad Carlos III de Barcelona y especialista en Oriente Medio, nació en Santiago de Compostela (Galicia) y pasó ocho años con su familia en Damasco, ciudad que le causó una profunda impresión y le sirvió para retratar en su novela a los sirios de “carne y hueso, a personas reales que son iguales a nosotros”.

Nachawati, hija de padre sirio y madre española, denuncia la simpleza y pobreza intelectual de la gente que hace “la pregunta estúpida de ¿qué prefieres el régimen del dictador Bashar Al Ásad, con su rostro laico, o a los radicales islamistas que obligan a las mujeres a llevar el burka?”. ¿Es que no ven que entre esos extremos, hay otras opciones? Se pregunta.


Nachawati elogia (en el prólogo de su libro) “la inmensa labor” de su amiga Razan Zaitune, miembro del Partido Comunista de los Trabajadores y abogada defensora de los Derechos Humanos galardonada con los premios Sájarov y Anna Politkóvskaya.


“Ha habido un bombardeo informativo, basado en opiniones, no en hechos, que nos impide ver la realidad de lo que ocurre en Siria. Ahora los sirios no son dueños de nada, su país pertenece a los otros, a las potencias extranjeras”, afirmó Leila Nachawati en la presentación de su libro “Cuando la revolución termine”

Según Nachawati, “cada uno ha construido lo que ocurre en Siria en función de su ideología, sin tener en cuenta los hechos”. Al principio –subraya– “hubo un movimiento civil, pacífico, progresista y democrático, luego se permitió que los radicales y las fuerzas reaccionarias ocuparan los espacios de los revolucionarios”.

La guerra siria ha producido más de 400.000 muertos, un millón y medio de heridos y mutilados (gran parte civiles) y once millones de desplazados (la mitad de la población) dentro y fuera del país.

seguir leyendo en suramericapress



No hay comentarios:

Publicar un comentario