Subscripción electrónica

sábado, 29 de abril de 2017

Conflicto sin solución en la península de Corea


El conflicto en la península de Corea sumó en los últimos días un nuevo capítulo a su extensa historia. Sus orígenes se remontan a 1950 tras el primer enfrentamiento de la Guerra fría. Con 67 años de historia el conflicto coreano, al igual que la Guerra Fría, atravesó por momentos de tensión y distensión, pero ahora no se vislumbra una solución a corto ni mediano plazo.

Las últimas pruebas militares de Corea del Norte encendieron las alarmas de los Estados Unidos y sus aliados en la región, pero una vez más quedo evidenciada la imposibilidad de una respuesta militar a las provocaciones norcoreanas. ¿Por qué una acción militar no resulta una alternativa viable? Básicamente porque el conflicto en la península de Corea presenta una característica que lo hace único. Tiene un alto nivel de amenaza, pero una baja probabilidad de guerra.




Todos los actores involucrados en el conflicto (la península de Corea, Japón, China y los Estados Unidos) conocen y entienden las “reglas del juego”. Corea del Norte sabe que en una hipotética guerra el resultado va a ser el mismo, indistintamente del camino que se tome: la caída de Pyongyang y el fin del comunismo. Por su parte, norteamericanos, japoneses y sur coreanos entienden los elevados costos de iniciar una guerra.

¿Qué pasaría ante un eventual ataque de los Estados Unidos y sus aliados?

No hay comentarios:

Publicar un comentario