Subscripción electrónica

miércoles, 3 de mayo de 2017

Siete preguntas urgentes sobre el futuro del trabajo


Las transformaciones que se suceden en todo el mundo en el ámbito del trabajo están alterando la conexión entre el empleo, el desarrollo personal y la participación comunitaria. Se calcula que para 2030 se necesitarán más de 600 millones puestos laborales nuevos, solo para mantenerse a la par del crecimiento demográfico, escribe Baher Kamal[1] (IPS) desde Roma.

Eso equivale a unos 40 millones de empleos por año. También existe la necesidad apremiante de mejorar las condiciones de 780 millones de mujeres y hombres que trabajan pero no ganan lo suficiente para salir de la pobreza de apenas dos dólares por día.




Sobre estos temas principales, que afectan principalmente al presente y al futuro de la juventud, y en particular a los grupos más vulnerables, como las mujeres, los migrantes, las comunidades rurales y los pueblos indígenas, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) plantea siete preguntas clave.

¿Cómo gestionarán las sociedades estos cambios?
¿Unirán o separarán a las economías industrializadas, emergentes y en desarrollo?
¿De dónde vendrán los empleos del mañana y cómo serán?
¿Cuáles son los retos y oportunidades que enfrenta la juventud en su transición al mundo laboral?
¿Cuál es el camino para lograr un crecimiento inclusivo sostenible para las generaciones futuras?
¿Cuáles son las nuevas formas de la relación laboral y en qué medida esta seguirá recibiendo muchas de las protecciones que se otorgan actualmente a las trabajadoras y los trabajadores?
¿Qué iniciativas podrán revitalizar las normas e instituciones existentes o crear nuevas formas de regulación que puedan ayudar a enfrentar los retos actuales y futuros de la gobernabilidad?

Estas preguntas fueron prioritarias en el simposio El futuro del trabajo que queremos: Un diálogo global, organizado por la OIT en su sede en Ginebra los días 6 y 7 de este mes de abril de 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario