Subscripción electrónica

viernes, 20 de abril de 2018

PALESTINA: ¡Hijo de puta, qué video!


Digamos que los francotiradores eran soldados motivados por el valor, que tenían que cumplir su deber mientras sufrían un terrible malestar por los sentimientos de culpa. ¿Eso los haría mejores seres humanos? ¿Más humanos? ¿Más morales? Tocarían nuestras fibras del corazón mucho más que esas bajezas en el video. No surgiría ningún escándalo y los bellos soldados continuarían apuntando y disparando a los manifestantes.



Por un momento, la mitad del país se sorprendió por el video. Ocurrió dos viernes después de que los francotiradores del ejército mataran e hirieran a cientos de personas desarmadas que no ponían en peligro a nadie, mientras Israel permanecía en silencio. El país vivió en paz con la masacre, justificándola en un coro unificado. Luego vino el video y detuvo las celebraciones por un momento. ¿Es así como uno habla? ¿Es así como uno toma fotos? No está bien, soldados. Incluso el comandante de la campaña, Avigdor Lieberman, dijo que el soldado que tomó las fotos debería ser degradado. Un escándalo en miniatura por la forma de comportarse. Los soldados pueden matar y herir a civiles apuntando a sus corazones, pero uno no habla así y no lo filma.


No hay comentarios:

Publicar un comentario