Subscripción electrónica

domingo, 11 de junio de 2017

América Central busca blindar sus zonas más áridas del cambio climático



En un esfuerzo climático inédito en América Central, los gobiernos del istmo están preparándose para conseguir 400 millones de dólares que les permitirá hacerle frente al cambio climático en el llamado Corredor Seco Centroamericano (CSC).

Si usted vive en el istmo centroamericano y conoce la costa del océano Pacífico, es muy probable que haya estado en este Corredor y sabrá, aunque sea de manera instintiva, lo vulnerable que es ante el cambio climático.

El Corredor es una franja árida que corre paralela a la costa Pacífica, desde Guatemala hasta el oeste de Costa Rica y partes de Panamá, donde predomina la agricultura familiar de subsistencia y los ecosistemas de bosque seco.



“Hablar de la zona seca es hablar de propuestas enfocadas en el manejo integrado del recurso hídrico, los ecosistemas y la formación de capital humano y social”, dijo en un comunicado de prensa el vicepresidente ejecutivo del BCIE, Alejandro Rodríguez Zamora.

El nombre formal del proyecto es “Programa para Incrementar la Resiliencia al Cambio Climático para el Corredor Seco Centroamericano y Zonas Áridas de República Dominicana” y lo ejecutará la Comisión Centroamericana de Ambiente y de Desarrollo (CCAD).

A través del programa, los países del istmo toman cartas en el asunto y colectivamente van a pedir recursos al Fondo Verde del Clima de Naciones Unidas para hacerle frente al cambio climático

Los países que participan son Belice, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica Panamá y República Dominicana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario