Subscripción electrónica

dimarts, 24 de març de 2020

La genética traza el mapa de la dispersión mundial del virus


Los genetistas y biólogos computacionales tratan de dibujar el árbol genealógico de las mutaciones del SARS-CoV-2 a medida que se dispersa. El análisis de más de 500 genomas de los cinco continentes no muestra cambios en su virulencia por ahora, ni la aparición de linajes más agresivos que otros.

“El COVID-19 circula fluidamente en toda Europa, con mucho movimiento entre países”, dice el último informe del proyecto de código abierto Nextstrain, que pretende aprovechar “el potencial científico y para la salud pública” del análisis del genoma de patógenos.


Mapa global de Nextstrain con la reconstrucción de la propagación geográfica de los virus SARS-CoV-2. Se visualizan 529 genomas muestreados entre diciembre de 2019 y marzo de 2020. / 

En el caso del nuevo coronavirus, la comparación de genomas informa de su tráfico entre países y de cómo está mutando, algo esencial para saber si cambia su virulencia. Nada por ahora sugiere que esto esté ocurriendo. Tampoco se observan dos cepas, como se ha especulado en un trabajo ya desacreditado por expertos.

Nextstrain muestra —también gráficamente— el análisis de 512 genomas de pacientes de 33 países en cinco continentes, y la cifra crece día a día. Desde el pasado viernes España ya está en los mapas de Nextstrain de los movimientos del coronavirus, y no —desde luego— porque el virus no estuviera antes aquí, sino porque aún no había ninguna secuencia de pacientes españoles. Las primeras las ha incorporado el grupo de Fernando González, del Servicio de Secuenciación y Bioinformática y el grupo de investigación en Epidemiología Molecular de FISABIO, en Valencia.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada